Encuesta muestra que la mayoría de los millennials en los EEUU han cambiado sus marcas favoritas por razones sorprendentes