Crear una cultura empresarial que impulse el cambio digital

octubre 2, 2017
En esta serie de artículos, hablaremos de cómo los distribuidores pueden promover una cultura empresarial que esté a la altura de la era digital y las tecnologías modernas que son la base de esta nueva manera de hacer negocios.

Parte 1

Superar los obstáculos organizativos hacia una transformación digital

Implementar estrategias digitales ya no es algo opcional. Para seguir siendo competitivos, relevantes en el mercado y receptivos a las expectativas del cliente, es necesario que los distribuidores modernicen sus operaciones. Tener la tecnología actualizada solo es una parte de la ecuación. Las empresas necesitan una perspectiva innovadora, una manera completamente nueva de enfocar las oportunidades de negocio. Esto exige una nueva cultura empresarial que englobe cambios, valores, nuevas tecnologías y que recompense a la plantilla por sus aportaciones creativas a la hora de solucionar problemas. Estos elementos no pueden comprarse en un paquete, ni instalarse o activarse con un botón. Una cultura empresarial debe reflejar los valores fundamentales de la empresa que emanan de la dirección.

Por qué es clave la cultura empresarial
Las tecnologías digitales proporcionan la oportunidad de reorientarse en un mundo empresarial en constante evolución. Si usted es un distribuidor dedicado a construir materiales, equipos industriales o a producir alimentos y bebidas ya se habrá dado cuenta del ritmo vertiginoso del cambio en el sector de la distribución y la venta al por mayor global. Esto no hará más que intensificarse a medida que cada vez más empresas lancen ofertas de servicio innovadoras y nuevos modelos de ingresos basados en datos. Para seguir el ritmo, necesitará una plantilla que comparta la visión de los altos directivos. Tanto si la atención se centra en perfeccionar el servicio al cliente existente o en optimizar los procesos a través de una automatización y visibilidad mejoradas, la plantilla deberá entender los nuevos principios y ser capaz de ejecutarlos debidamente.

Tener una plantilla altamente motivada, en todos los niveles, contribuirá enormemente a que pueda avanzar sin problemas. El entusiasmo genera aceptación y el impulso es un revulsivo creador. Pronto tendrá un programa sumamente exitoso del cual sus empleados estarán orgullosos.

Sin la participación de toda la empresa, las nuevas tecnologías no se emplearán lo suficiente. La resistencia al cambio de algunos miembros del equipo puede comprometer todo el proceso, mermando sus esfuerzos bien intencionados, con cientos de pequeños obstáculos que se acumulan y obstruyen los mecanismos. Los fallos menores pueden crecer hasta convertirse en enormes obstáculos que paralizan el progreso durante meses o lo desactivan completamente.

De acuerdo con la empresa analista McKinsey, las deficiencias en la cultura organizativa son algunos de los principales escollos que ralentizan el éxito empresarial en la era digital. A la pregunta sobre cuáles eran los mayores obstáculos, las empresas respondieron:

Cambios culturales y de comportamiento - 33 %

Falta de comprensión de las tendencias digitales - 25 %

Falta de talento en tendencias digitales - 24 %

Falta de infraestructura digital – 22 %

La estructura organizativa no está alineada a la estrategia digital – 21 %

Falta de financiamiento específico - 21 %

Falta de alineamiento interno - 19 %

Un proceso empresarial demasiado rígido - 16 %

Seis de las ocho respuestas destacadas (en negrita) están relacionadas con el personal, la alineación en la organización y la actitud hacia los procesos, como la rigidez. Teniendo en cuenta estos resultados, está claro que el financiamiento y la infraestructura de TI —los temas de los que más se habla— constituyen, en realidad, una parte menos significativa de los obstáculos. Las inversiones en tecnología son importantes pero pocas veces son el escollo que hace encallar el progreso.

Si ya ha emprendido el camino de la evolución digital, sería bueno que se detuviera un momento y examinara la cultura de su empresa. ¿Le beneficia o le perjudica para conseguir sus objetivos? Si aún no ha trazado una estrategia, es el momento de considerar la cultura de su empresa como parte integrante de los requisitos previos a abordar antes de ponerse manos a la obra. Considérelo como un elemento imprescindible para respaldar una empresa digital.

No se pierda la segunda parte de esta serie la próxima semana. Nos centraremos en los elementos específicos de la cultura empresarial que deben tenerse en cuenta.

Para más recomendaciones útiles sobre la planificación de una estrategia digital, descargue este informe blanco.

http://www.infor.com/content/executive-briefs/digital-transformation-for-distributors.pdf/
Región
  • EMEA

Contacte con nosotros

Contactaremos en breve

Or connect via: Linkedin