Skip to Content
enero 25, 2023

Se espera un aumento de la automatización y de la implementación de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, agilidad y costes de la cadena de suministro, innovación alimentaria y demanda de transparencia y sostenibilidad por parte de los consumidores

Por Marcel Koks, director sénior de estrategia de soluciones e industria de Infor, y Mikael Bengtsson, director de Go-to-Market de Infor

A medida que avanzamos hacia 2023, la industria de alimentos y bebidas explorará nuevas vías para la innovación en productos, abastecimiento y tecnología para estar mejor preparados para lo imprevisto. El sector se ha visto muy afectado por las preferencias de los consumidores en la última década, lo que ha catalizado y empujado a las empresas a innovar rápidamente. Las organizaciones de alimentación y bebidas se apoyarán aún más en soluciones en la nube en 2023 y escalarán sus negocios para satisfacer la demanda de los consumidores mientras abordan las presiones de la inestabilidad de la cadena de suministro y el cambio climático.

Tendencias y predicciones anticipadas que las organizaciones de alimentación y bebidas deberían tener en cuenta en 2023.

  1. Agilidad y coste de la cadena de suministro: las alteraciones son la nueva normalidad. Un futuro impredecible es lo único que tenemos claro para la cadena de suministro global. Junto con la inflación de los precios de las materias primas y otros factores externos como las tensiones geopolíticas y la escasez global de virutas, la cadena de suministro de alimentos y bebidas necesita agilidad para planificar antes la detección de problemas y satisfacer la demanda. Los fabricantes de alimentos tienen que ser ágiles, estar listos para los repentinos cambios frecuentes en la demanda y el suministro y ser conscientes de su impacto en la producción. Las empresas de alimentación y bebidas diversificarán aún más en sus opciones de materias primas y proveedores en 2023 para compensar las alteraciones del suministro. Las organizaciones tienen que satisfacer la demanda con la mayor precisión posible para garantizar operaciones eficientes y optimizar la producción.

  2. Automatización de la fabricación: no hay dudas en que la escasez de mano de obra se ha convertido en un problema postpandémico que afecta a la producción de la industria de alimentación y bebidas. La nueva generación de trabajadores no está buscando empleo de por vida y está interesada en carreras que sean compatibles con sus valores. Dada la presión para mantener la oferta con una mayor demanda, las organizaciones de alimentación y bebidas tendrán que invertir en tecnologías de la Industria 4.0 para compensar la falta de empleados. Un ejemplo es el uso del reconocimiento de imágenes con aprendizaje automático (ML) para que los robots puedan automatizar las tareas laboriosas que antes requerían ojos y decisiones humanas, como ordenar, clasificar, cortar y rebanar. Es probable que las organizaciones de alimentación y bebidas que antes adopten estas nuevas tecnologías se conviertan en las futuras líderes.

  3. Aumento de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático: las soluciones de inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático (ML) se incorporarán en mayor medida en las empresas en la nube. Por ejemplo, una empresa de lácteos implementó un modelo de aprendizaje automático que optimiza el rendimiento y minimiza los residuos en la fabricación de queso. Antes, la empresa solo podía analizar la producción y algunos parámetros relevantes como proteínas, materia grasa y temperatura al echar la vista atrás, cuando ya era demasiado tarde para mejorar el rendimiento. Actualmente, las empresas de lácteos pueden ajustar el proceso continuamente, teniendo en cuenta muchos más parámetros relevantes. Una mejora del 1 % en el rendimiento ya equivale a 500.000 USD de ahorro de costes. Veremos que se implementarán más de estos casos de uso inteligentes de ahorro de costes el año que viene.

  4. Innovación acelerada en alimentación: cambiar ingredientes, recurrir a proveedores alternativos y reducir el tamaño de los envases debido a la escasez y el aumento de precios serán unas de las principales tendencias. Además, la verdadera innovación alimentaria se está convirtiendo en la nueva norma. Muchas empresas emergentes de proteínas alternativas, carnes de laboratorio o lácteos sintéticos crecerán rápidamente gracias a la aprobación por parte de los consumidores y a la disposición de las grandes empresas alimentarias para invertir en estas innovaciones. También se observa una mayor velocidad en la innovación de productos para responder a las necesidades de los consumidores, presentar diferentes tamaños de envases, cambiar ingredientes o recurrir a proveedores alternativos.

  5. Transparencia con el consumidor: los consumidores buscan aprender más sobre el producto, por ejemplo, de dónde procede, si se trató bien a los agricultores y a los animales, su impacto medioambiental, cuáles son los beneficios funcionales, etc. Hay preguntas por parte de los consumidores, pero esto también supone una oportunidad para que los encargados de procesar alimentos y bebidas cuenten su historia con embalajes inteligentes que muestren trazabilidad, frescura, etc., y también para que conecten e interactúen con el consumidor de forma digital. Hay una gran cantidad de datos que se pueden recopilar y analizar que luego se utilizan para mejorar los productos existentes o para la innovación de nuevos productos.

  6. Sostenibilidad y transparencia: a medida que el cambio climático se convierta en una amenaza más inminente, el sector de alimentación y bebidas se verá más afectado. Las organizaciones tendrán que considerar la alternativa del abastecimiento local de productos e inclinarse por el aprendizaje automático para reducir el desperdicio de energía, agua y alimentos. En cuanto a la fabricación, las empresas reducen principalmente los residuos (agua, energía, alimentos), a la vez que amplían la cadena de suministro, por ejemplo, con diferentes prácticas agrícolas, certificaciones o transporte. Es importante evaluar a los proveedores en función de su huella de carbono total, es decir, teniendo en cuenta la fabricación y el transporte. El abastecimiento local no solo consiste en apoyar a la comunidad, sino en reducir en general la huella de carbono. Para que las empresas sean más sostenibles con los embalajes, el uso de opciones más ecológicas, reutilizables o incluso modificables puede reducir los residuos y la huella de carbono. La transparencia total de la cadena de suministro seguirá siendo la prioridad, ya que las presiones gubernamentales y públicas empujan a las organizaciones a compartir su progreso en sostenibilidad y transparencia.

Obtenga más información sobre cómo ofrecemos innovación de software basada en la nube a las empresas de alimentos y bebidas.

Contacte con nosotros

Contactaremos en breve

Haciendo clic en “Enviar”, acepta que Infor trate sus datos personales concedidos en el formulario adjunto para comunicarse con usted cómo cliente potencial o real, como está descrito en nuestra Política de Privacidad.