Reduzca las carencias formativas estableciendo sólidos vínculos con la comunidad educativa

noviembre 21, 2016
Christine Scullion, directora de política de recursos humanos en la Asociación Nacional de Fabricantes de Estados Unidos (NAM), es autora invitada especial en nuestro blog. Scullion supervisa el trabajo en política de recursos humanos que lleva a cabo la NAM y cuenta con amplio conocimiento en temas como la atención sanitaria, la inmigración, la fuerza laboral y la educación.

El sector de fabricación estadounidense ha mostrado un crecimiento constante en los últimos años. De acuerdo con un estudio de 2014, realizado por Accenture y la organización The Manufacturing Institute, más del 50 % de las empresas tiene en sus planes el objetivo de incrementar en más de un 5 % su producción nacional, a lo largo de los próximos cinco años. En ese mismo estudio, casi una cuarta parte de los encuestados respondió que espera incrementar el personal dedicado a la fabricación nacional, en más un 10 % en los próximos cinco años.

A medida que la fabricación en los Estados Unidos vaya creciendo, los reclutadores tendrán que afrontar cada vez mayores retos para encontrar personal altamente cualificado que pueda cubrir las nuevas posiciones. Según la consultora Deloitte y la organización The Manufacturing Institute, será necesario cubrir casi 3,5 millones de puestos de trabajo en el sector de la fabricación durante la próxima década. Sin embargo, las previsiones actuales estiman que alrededor de 2 millones de estos puestos de trabajo no podrán cubrirse debido, entre otros factores, a un número significativo de jubilaciones. Un 70 % de los fabricantes afirma que existe una falta de personal cualificado en el ámbito de las TI.

Estas carencias tienen importantes implicaciones en el negocio que se ven reflejadas en unos mayores costes de producción y en pérdidas de beneficios, suponiendo un coste anual de hasta el 11 % sobre los beneficios.

El aprendizaje en el trabajo y la realización de prácticas son un componente clave para abordar este tipo de problemas.

El elemento más importante para unas prácticas exitosas es un itinerario de aprendizaje estructurado durante el trabajo, en la clase u online.

Las empresas pueden poner en marcha la formación interna o asociarse con centros de formación, escuelas técnicas o de formación profesional. El objetivo es proporcionar a los trabajadores las habilidades avanzadas que satisfagan las necesidades específicas de la empresa.

Las empresas están recopilando información sobre los programas existentes y las iniciativas en su entorno de negocio y comunidades, y evaluando las opciones que determinarán las fortalezas y debilidades en su reserva de talento.

Para conseguir que los programas educativos y de formación sean más relevantes, es crucial mejorar la asociación entre los empleados y los centros educativos. El aprendizaje continuo debe tener en cuenta las sugerencias de la comunidad empresarial para ayudar a desarrollar estrategias, programas y planes de formación que aborden las faltas formativas y de personal en el mercado y que motiven a los estudiantes a cursar carreras en el ámbito de la fabricación avanzada. Un ejemplo de plan de formación de talento es el desarrollado en 2014 por la NAM’s Workforce Task Force, en el que se define cómo crear talento en su comunidad.
Región
  • EMEA

Contacte con nosotros

Contactaremos en breve

Or connect via: Linkedin