Cambios de mentalidad para lograr un mantenimiento eficiente en la Industria.

abril 7, 2021

Las plantas actuales de manufactura en general consisten de una cantidad diferente de activos físicos emparchados entre sí. La maquinaria y equipos incluyen desde robótica súper avanzada hasta tecnología antigua, que ya pasó hace rato su vida útil. Los ingenieros en las plantas deben tomar todos estos activos disimiles e integrarlos para que funcionen como uno, lo que puede ser un reto enorme, especialmente con presupuestos ajustados, aumento de las demandas del mercado y estrategia en conflicto que suman la complejidad. Sin embargo, los ingenieros que piensan a largo plazo pueden enfrentar este reto, elevando los procesos más allá de estar en un simple modo reaccionario. Todo arranca con un cambio de mentalidad y con tecnología moderna.

¿Cómo llegamos hasta acá?

La mayoría de los ingenieros de planta ya han experimentado por lo menos un episodio de transformación durante sus carreras, ya sea la adopción de los Principios Lean en los 1980s, la implementación de soluciones móviles en los 1990s o la migración a la nube a comienzo de los 2000s. Se aproximan más disrupciones. El ritmo del cambio continúa escalando aun cuando el crecimiento en la manufactura se desacelera. Cambios en tarifas, guerras comerciales, incertidumbre en el mercado global, ¡la industria debe estar preparada!

Para mantenerse competitivos en esta era de altos riesgos, las empresas de manufactura deben ser ágiles, resilientes y con una operación bien aceitada, funcionando con el mínimo de paros en las operaciones. El desperdicio, la ineficiencia y las demoras deben reducirse también, para que la empresa pueda focalizarse en sus prioridades: alineamiento con los clientes y desarrollo de nuevos productos. El aumento en la competencia hace que estas funcionalidades sean más importantes que nunca.

Los activos deben seguir funcionando, aun la maquinaria que con años demás y que necesita reparaciones frecuentes. Con recursos mínimos y muchas demandas, el sector de mantenimientos debe desarrollar y seguir una estrategia. Actualmente la escasez de técnicos altamente capacitados también pone presión en las operaciones. Hay que trabajar en forma más inteligente, no más cantidad, es el lema de muchos gerentes. El mantenimiento reactivo ya no es aceptable. Arreglar los frenos, en emergencia una y otra vez, es un uso ineficiente de los recursos. Resulta frustrante para el personal, los gerentes y clientes.

Lo Primero: Cambio de mentalidad

Lograr el Mantenimiento prescriptivo, en el mantenimiento de los activos físicos requiere una evolución de los procesos y de la tecnología. Pero primero debe haber un cambio de mentalidad. La nueva mentalidad es la base del camino, y como la mayoría de los cambios en la cultura empresarial, debe surgir desde arriba en la organización. Solo los ejecutivos de primer nivel pueden establecer prioridades para el uso de los recursos y establecer que los activos cuenten con un valor intrínseco que debe protegerse.

Todos los activos físicos son parte del engranaje empresarial, tanto un brazo robótico que realiza soldaduras, una grúa automática que recorre la bodega, un equipo de empaque programable o las puertas automáticas para el envío de productos. Algunos como la generación eléctrica resultan críticos, y no pueden fallar.

Otros pueden ser menos esenciales, pero de todas maneras juegan un rol en las operaciones y el racionamiento con los clientes. El tamaño no es el valor principal, ni el costo del reemplazo. Un aparentemente insignificante cinturón que vale pocos dólares de una cinta trasportadora puede parar todo el proceso de empaque de la planta, evitando que los envíos salgan a tiempo, arruinando negocios de millones de dólares.

Foco en el Bienestar. Las plantas de manufactura fácilmente caen en la costumbre de hacer que la maquinaria llegue hasta el límite, simplemente reaccionando cuando fallan y tratando los síntomas ya avanzados. Una estrategia más holística será poner el énfasis en el mantenimiento prescriptivo y en el cuidado preventivo, un formato totalmente diferente, que requiere una mirada a largo plazo, y no estar pendiente de las emergencias que deben resolverse. Una forma de transicionar a esta nueva de forma de pensamiento es implementar primero el mantenimiento prescriptivo en un departamento como prueba. Esto permite juntar datos del éxito y ayuda a validar que el cuidado preventivo es más económico.

Relevamiento del Riesgo. Un relevamiento integral del riesgo ayuda cambiar la actitud. El relevamiento que puede realizarse internamente o por terceros, toma en consideración distintas características y ayuda a priorizar los activos físicos dependiendo datos y hechos, no en anécdotas de los usuarios. El puntaje se basa en el impacto que el activo o componente tiene para lograr hacer los envíos a los clientes a tiempo, seguridad de los usuarios, satisfacción de los clientes, impacto ambiental, cumplimiento de normas, mantenimiento de los márgenes y mantener la planta abierta y funcionando.

Relevamiento de la Condición. Relevar las condiciones actuales de los activos físicos de la planta es como hacerse un control médico. Los relevamientos iniciales pueden necesitar recursos considerables, pero luego de una primera ronda de evaluaciones, hacer el update del estado en forma regular se vuelve mucho más fácil y vale la pena. Los relevamientos se basan en hechos, utilizando definiciones estandarizadas y normas claras, objetivas y consistentes.

El rol de la tecnología

Las soluciones modernas para la Gestión de Activos Físicos (EAM) ayuda a que los ingenieros de las plantas y los responsables del mantenimiento optimicen sus procesos y que la gestión eficiente de los activos sea una parte de la esttegia empresarial.

A continuación, siete formas en que la tecnología ayuda a la gestión de las plantas:

  1. Confiabilidad. Las operaciones confiables de planta pueden ser un importante diferenciador. Los clientes notarán que las ordenes llegan siempre a tiempo, según lo ordenado y con calidad del producto. Estas características no siempre son comunes en todas las industrias.

2. Optimización de la rutina. La tecnología ayuda a optimizar y automatizar las tareas, como programar rutinas de inspección y mantenimiento, hacer el seguimiento de partes y de materiales utilizados para que el inventario sea exacto, y lograr el monitoreo de material consumible (tinta) y reemplazable (filtros) y de partes sujetas a desgaste (pastillas de freno, cinturón del motor). Cuando ya están cubiertos los básicos, el personal cuenta con tiempo para focalizarse en cuestiones más avanzadas como introducirse en los datos analíticos.

3. Planeamiento del cashflow. Utilizando el relevamiento de riesgos y de condición, los ejecutivos podrán proyectar las necesidades futuras y calcular los costos relacionados, incluyendo piezas de repuesto o servicios especiales o proveedores que sean necesarios.

4. Predicción del futuro. Actualmente, las soluciones innovadoras de Business Intelligence (BI) con Inteligencia Artificial (IA) contienen funcionalidades predictivas poderosas, utilizando algoritmos y ciencia de los dados para identificar patrones en puntos de datos y proyectar los probables resultados futuros. Los usuarios pueden explorar escenarios “que sucede si” y obtener pronósticos de costos y demandas probables.

5. Priorización de Inversiones. Esta mirada de la necesidad de inversiones futuras puede sobreponerse con los ciclos de efectivo proyectados considerando también los pronósticos de cambios de demandas. Los responsables pueden priorizar las principales inversiones de capital cuando se realiza la colocación de fondos. Puede ser necesario planificar reparaciones mínimas para épocas de brechas y de fondos limitados.

6. Alertas tempranas. Los responsables podrán utilizar el análisis predictivo para identificar algunos potenciales temas críticos con anticipación, de manera que se pueden realizar las preparaciones adecuadas. Por ejemplo, cuando un generador está cerca del fin de su vida útil, los reemplazos de back up deben estar a mano para una transición fluida.

7. Cumplimiento de Normas. Los gerentes deben estar atentos a todas las normas existentes que deben cumplir dependiendo de cada industria y de la seguridad. No cumplir con las normas puede ser costoso y puede también amenazar la seguridad y dañar a la marca.

Resumen

Los ingenieros de planta y del mantenimiento de las plantas enfrentan muchas presiones y retos. Algunos son operacionales, e involucran lograr que los activos estén activos y funcionando. Otros están relacionados con las estrategias de flujo de capital y con decisiones que es mejor reparar o reemplazar. Una nueva mentalidad ayuda a las empresas a cambiar el foco de reactivo a prescriptivo. La tecnología también ayuda a una mejor toma de decisiones. Con una solución avanzada, los responsables pueden tener una estrategia más holística hacia el mantenimiento de la planta y vista a largo plazo de la gestión de los activos.

Archivado bajo
  • Cloud
  • Manufacturing
Sector
  • Manufactura Industrial
Producto
  • Infor EAM
Región
  • LATAM
Contáctenos



Pronto nos pondremos en contacto con usted.

Or connect via: Linkedin